Modelos de referencia Comercio minorista

Estar dentro aunque aún se esté fuera

Con las puertas automáticas desaparece la barrera psicológica de entrar en un establecimiento. Porque no es necesario dejar las bolsas. Porque no es necesario emplear nada de fuerza para abrir la puerta. Porque ningún obstáculo ni otras personas dificultan el paso. Con las puertas automáticas el futuro cliente casi se encuentra dentro cuando aún sigue estando fuera.

Este cliente se alegrará. Y usted también: ahorra gastos de calefacción y ventilación, porque las puertas automáticas se cierran con rapidez y de forma estanca. Y si su negocio tiene varias entradas, usted puede controlarlas cómodamente por separado desde su ordenador. Incluida la protección contra el fuego o los robos.

TORMAX le construye accesos a una galería de tiendas muy frecuentada, un centro comercial en las afueras, la tienda de una estación de servicio en una autopista o un pequeño comercio cercano.